5 Consejos Para Padres de Adolescentes

5 Consejos Para Padres de Adolescentes

La crianza de los hijos es un trabajo que nunca termina, aún ya de adultos a veces sigue siendo necesario de vez en cuando darles un consejo.

Una de las etapas más difíciles a las que se enfrentan los padres es sin duda la adolescencia

¿Por qué? Bueno esta es una etapa en la que los jóvenes pasan por muchos cambios tanto físicos como emocionales, comienzan a definir su identidad y a independizarse emocionalmente de los padres dejando atrás su niñez.

Estos cambios suceden a diferente ritmo y se presenta de maneras distintas de persona en persona, sin embargo el denominador común es la dificultad que tienen los padres para relacionarse con sus hijos durante esa etapa.

Así que si tienes un hijo o hija adolescente, aquí te presentamos 5 consejos para hacer esta etapa más sencilla.

1. Mantengan la calma

La especialidad de los adolescentes es sacar a sus padres de quicio, desobedecen, contestan mal, se rebelan sin razón aparente y toman decisiones muchas veces en contra de su propio bienestar. Lo primero que los padres deben hacer es mantener la calma, sabemos que es difícil pero es lo mejor para asegurar la armonía en el hogar, cuando los hijos están fuera de control ocupan padres controlados, de otra manera ¿quién pondrá el ejemplo de como afrontar situaciones de conflicto?

2. Sean empáticos

De la mano con el primero consejo, esta la comprensión, aunque todos pasamos por esa etapa, lo cierto es que cada persona la vive de manera distinta. Su hijo(a) además de estar atravesando los cambios físicos típicos de la edad, se encuentra en una búsqueda personal y es probable que quiera experimentar e intentar distintas formas de vestirse, de actuar etcétera. Es la labor de los padres entender esta búsqueda y apoyarla en la medida de lo posible.

3. Sean firmes

Si bien es cierto que los adolescentes necesitan comprensión, esto no implica que se debe pasar de largo todo lo que hacen; los adolescentes al igual que los niños necesitan límites y reglas (y consecuencias en caso de no cumplirlas). Eviten contradecirse entre padre y madre, platiquen a solas y lleguen a acuerdos mutuos sobre como actuar en situaciones de conflicto. De esta manera fortalecen su figura de autoridad y le envían un mensaje claro sobre lo que esperan de su comportamiento.

3. Mantengan la comunicación abierta

Sabemos que a esta edad lo que buscan los hijos es su independencia, por lo que probablemente habrá muchas cosas que no querrán compartir contigo, sin embargo es importante darles el espacio y la confianza para que sientan la libertad de platicar cualquier tema que tengan en mente. Un error común que cometen los padres es menospreciar las emociones o los sentimientos de los adolescentes, recuerden cada quien vive esta etapa de manera distintas y sus sentimientos son tan válidos como los de un adulto. Las burlas o comentarios condescendientes solo harán que su hijo (a) se cierre y evite compartir cosas con ustedes.

4. Respeten su identidad

Es común que a esta edad los jóvenes decidan adoptar y experimentar con diversas actitudes, cambios de look y demás cosas que los ayuden a definir su persona o a sentirse parte de un grupo. Esto es normal, y siempre y cuando no se dañe a sí mismo o a los demás los padres deben ser respetuosos al respecto, aun cuando no cumplan con sus expectativas. Recuerda que los hijos son seres individuales y no tienen porque ser un reflejo idéntico de los padres. Como todos, ellos quieren convertirse en lideres y dejar atrás seguir a los demás, la adolescencia es su primer encuentro consigo mismos y a consecuencia de esto buscan un cambio.

5. Elijan sus batallas

Siguiendo el punto anterior, durante esta etapa, seguramente habrá muchos momentos de confrontación, no se desgasten tratando de imponerse en cada uno de ellos. Mantengan la calma y elijan en cuáles vale la pena argumentar y dejar clara una postura y cuáles pueden dejar pasar con un simple cuestionamiento, en vez de un regaño.

A medida de que su hijo(a) vaya creciendo, se darán cuenta que los altibajos emocionales disminuyen y terminará por convertirse en una persona independiente con una educación integral.